Estafa y extorsión por Redes Sociales

El Modus Operandi: utilizado consiste en crear un perfil falso utilizando nombres y apellidos de personas reales, se identifican como extranjeros, militares o médicos en misión de paz en lugares donde supuestamente los accesos a Internet son limitados, las vídeos llamadas son irreales, o en la mayoría de los casos no es posible realizarlas, serian personas viudas, en pocos casos con hijos a cargo y en su gran mayoría sin familiares; a punto de retirarse y a cobrar una importante suma de dinero por ello.

 

Sus víctimas: personas adultas, divorciadas, viudas o que en su perfil no aparece una figura identificada como pareja; a quienes seducen, prometiéndoles que al jubilarse vendrán al Uruguay a casarse e invertir el dinero de su retiro junto a ella.

 

Los perpetradores: suelen operar desde el extranjero, haciendo un estudio previo de sus víctimas a partir de la información pública de sus perfiles en línea. Imágenes de la casa en la que viven, el auto que poseen o los lugares a los que van de viaje pueden ser indicios de que la persona cuenta con recursos económicos que lo hacen un blanco interesante. Piden transferencias a cuentas en bancos de países de África Costa de Marfil o Nigeria, aunque la organización detrás de la maniobra se ubica en otro lugar. Por tratarse de delitos trasnacionales que ocurren a través de internet, la persecución de los responsables es difícil de lograr.

 

Se sugiere: en el uso de redes sociales, que ante una nueva solicitud de amistad desconocida se verifique el perfil de la persona y se preste atención a la cantidad de contactos que tiene, la fecha en que a Frente las reiteradas recepción de denuncias por hechos de ESTAFA y EXTORSIÓN, recepcionadas en esta Jefatura de Policía, SE ALERTA a la población a fin evitar ser víctimas de estos hechos.

 

El Modus Operandi: utilizado consiste en crear un perfil falso utilizando nombres y apellidos de personas reales, se identifican como extranjeros, militares o médicos en misión de paz en lugares donde supuestamente los accesos a Internet son limitados, las vídeos llamadas son irreales, o en la mayoría de los casos no es posible realizarlas, serian personas viudas, en pocos casos con hijos a cargo y en su gran mayoría sin familiares; a punto de retirarse y a cobrar una importante suma de dinero por ello.

 

Sus víctimas: personas adultas, divorciadas, viudas o que en su perfil no aparece una figura identificada como pareja; a quienes seducen, prometiéndoles que al jubilarse vendrán al Uruguay a casarse e invertir el dinero de su retiro junto a ella.

 

Los perpetradores: suelen operar desde el extranjero, haciendo un estudio previo de sus víctimas a partir de la información pública de sus perfiles en línea. Imágenes de la casa en la que viven, el auto que poseen o los lugares a los que van de viaje pueden ser indicios de que la persona cuenta con recursos económicos que lo hacen un blanco interesante. Piden transferencias a cuentas en bancos de países de África, Costa de Marfil o Nigeria, aunque la organización detrás de la maniobra se ubica en otro lugar. Por tratarse de delitos transnacionales que ocurren a través de internet, la persecución de los responsables es difícil de lograr.

 

Se sugiere: en el uso de redes sociales, que ante una nueva solicitud de amistad desconocida se verifique el perfil de la persona y se preste atención a la cantidad de contactos que tiene, la fecha en que activó su perfil y cómo llegó a contactarlo, es importante no agregar a personas a las que no se conoce y con las que no existe ningún amigo en común. Asimismo, se recomienda reducir la cantidad de información en los perfiles públicos de las redes sociales para evitar que personas desconocidas puedan utilizar esos datos en su favor activó su perfil y cómo llegó a contactarlo, es importante no agregar a personas a las que no se conoce y con las que no existe ningún amigo en común. Asimismo, se recomienda reducir la cantidad de información en los perfiles públicos de las redes sociales para evitar que personas desconocidas puedan utilizar esos datos en su favor.

 

 

 

Salto, 15 de marzo de 2019.

Oficina de RR.PP.

2152 – 6336/ 6364

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.